Utopia Parkway inicia su actividad en mayo de 1995 consciente de la fuerte crisis que por entonces -y desde hacía casi un lustro- afectaba al mercado del arte contemporáneo pero resuelta a encontrar un hueco para su proyecto en esta difícil escena.

Concebida desde un principio como un espacio abierto, alejado de la dictadura de la línea y próximo a la libertad de culto la galería opta pronto por la joven pintura emergente sin menoscabo de otros soportes, cualesquiera que éstos sean.